«El botijo»

«El botijo»

Por todos conocido, pero hoy en día,  por muy pocos utilizado. El  botijo se utilizaba para beber agua fría, el dicho «eres más simple que un botijo» dice mucho de la complejidad del recipiente, que es de cuerpo globular, con una asa en la parte superior y dos orificios; uno, el más ancho para llenarlo de agua, y el pitorro, para beber sin que te caiga el agua, aunque, hay que aprender a beber sin tocar el pitorro,  tienes que tragar el agua mientras sigue cayendo hasta que te sacies. Se necesita práctica.

Lo más curioso del botijo es que el agua se mantiene fría, simplemente porque la superficie es porosa y el líquido fluye hacia el exterior por la porosidad del material (cerámica), al evaporarse enfría el botijo y su contenido.

Antiguamente se utilizaba en las casas, pero también para trabajar en el campo o en el mar, cuando se trabajaba de sol a sol. Todos bebían directamente del recipiente sin necesitar vasos para beber, por lo tanto, era muy cómodo para transportar e higiénico.

Hoy en día lo utilizamos de decoración, ya que existen otros sistemas más prácticos, o al menos eso creemos, como el agua embotellada, las neveras para enfriar, las cantimploras, etc. Pero, ¿no os parece que este sistema tan simple y ecológico es digno de aprendizaje y utilización?

En esta provincia desde hace más de 5 siglos que los alfareros fabricaban recipientes cerámicos muy necesarios y que se comercializaban por toda la provincia, desde tinajas, comederos y bebederos de animales, cántaros, lebrillos, marraixes, maceteros, botijos….

Si os interesa este post os recomiendo visitar el museo de cerámica artesanal de l´Alcora, hoy en día cuna de las fábricas de cerámica de la provincia, y dónde hubo más alfareros en siglos pasados.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *